“El tuit”

Un asesor de L’Esquerra denomina “subnormales” a aquellos que ponen, desde sus balcones el Himno de España.

No cabe ninguna duda de que el error es manifiesto, quizá fruto de la ignorancia de que lo que se publica en Redes Sociales puede ser visualizado por cualquiera. A veces se cree el usuario que cuando escribe algo en redes sociales es como si estuviera hablando en la cocina de su casa, o que publicando determinado contenido puedes sacar el “me gusta” o el “retuit” facilón de aquellos que piensan igual que tú o que ven una gracieta o presunta inteligencia en el contenido del mismo.

Pero si analizamos más profundamente y desde el punto de vista académico, si consideramos la Pirámide de Maslow, podemos observar que cuando están resueltas todas las necesidades primarias, el ser humano busca la estima y el reconocimiento de los demás, caminando hacía la autorrealización. Quizá esta sea una posible aclaración a la etiología de dicho mensaje.

Una vez analizado el tuit de marras, este medio se ha puesto en contacto con el autor del polémico mensaje enviándonos un escrito de pública disculpa a modo de efugio personal frente a la situación creada.

Queremos dejar claro que no somos un medio que sirva como herramienta para el linchamiento de las personas, sea cual sea su afinidad política, lo hemos demostrado en numerosas ocasiones.

Entendemos que cualquier comentario en redes sociales o en cualquier otro medio, puede aparecer por diferentes causas y objetivos, desde la simplona tontería con falta de criterio, pasando por el conglomerado de insultos, hasta el comentario madurado y con criterio. Siempre aconsejamos que se utilice el sentido común y que nuestras comunicaciones no incluyan insultos ni pierdan el respeto a nadie. Al fin y al cabo somos vecinos y estamos condenados a convivir para bien y para mal.

No obstante, parece evidente que una persona que se encuentra en un despacho municipal, pagado a la postre con dinero público, debería incluir en sus comentarios, aunque sean personales, más sentido común, respeto y buenas formas, que las que se espera de un ciudadano de a pie, que también debería de aplicar siempre la misma o parecida ecuación comunicativa.

En este caso no ha sido así, quizá por alguna de las razones esgrimidas en este escrito, aunque también es cierto que el autor borró el desafortunado tuit y tras la llamada de nuestra redacción, nos ha enviado su escrito que incorpora, entre otras cosas, sus disculpas públicas y que reproducimos fielmente a continuación:

Bon dia a totes i tots,

 És evident que el tuit que vaig publicar l’altre dia en el meu compte personal de Twitter ha sigut un error, i demane disculpes públiques pel meu comentari a tots aquells als quals els haja pogut ofendre. Tota persona té dret a sentir-se d’una nació o d’una altra, o tindre una ideologia o una altra i a tindre tota classe de sentiments. És evident que és un error recórrer a un insult per a expressar que no m’agrade que es pose música o himnes als balcons.

També vull deixar clar que va ser un comentari personal i rebutge qualsevol intent d’involucrar al Govern municipal o al meu Grup Municipal de L’Esquerra en això.

També vull manifestar que és igualment injust que el meu tuit, encara que siga desafortunat justifique que estiga rebent amenaces i insults, així com els està rebent la meua família i la meua parella, que no tenen culpa de res. Si continuen les amenaces, em veuré obligat a prendre mesures sobre aquest tema.

I finalment manifestar el meu suport a tots els professionals sanitaris, personal de seguretat i protecció ciutadana per la labor que estan fent per a protegir a tota la ciutadania”.

En el día de ayer, el Grupo Municipal Popular, exigió al alcalde que reclamara la oportuna rectificación al empleado por insultar a los vecinos de Crevillent que ponen el Himno de España o que con legítimo orgullo lo escuchan. Por otro lado, cuando el Gobierno pide unión en una situación de urgencia sanitaria, se hace difícil contextualizar dicho tuit con la proclama gubernamental. Además, el Grupo Municipal Popular incluyó en sus argumentos que si el Alcalde no exigía la rectificación de dicho empleado, sería cómplice de sus declaraciones.

Según publicó ayer el Diario Información, el Gobierno Municipal indicó que estas declaraciones no representan a este gobierno, argumentando además, que la libertad de expresión no debe confundirse con el menosprecio.

Hasta el momento en esta redacción no se ha recibido ninguna comunicación que haga referencia  en positivo o negativo a la imposición de una posible sanción al autor del tuit.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies